Roba cerebros criogenizados que esperaban revivir

En Rusia tuvo lugar un inusual hecho: el robo de cerebros criogenizados, aunque también se incautaron cuerpos. La autora principal es Valeria Udalova, de 59 años, quien afirma que se le expulsó de manera injustificada de su antigua empresa en colaboración con su exesposo, y que es la dueña legítima de sus activos.

De acuerdo con información del periódico británico “Daily Mail”, la mujer allanó el laboratorio de criogenia de quien fuera su marido, ubicado en Moscú, y sacó cuerpos y cerebros congelados, para lo cual tuvieron que vaciar el nitrógeno líquido en donde se encontraban y transportarlos en camiones. El robo insólito acaba con la esperanza de “volver a la vida” a personas de Gran Bretaña y Estados Unidos cuyos cadáveres fueron congelados con la esperanza de resucitar algún día cuando los avances científicos lo permitieran.

El robo de cerebros criogenizados responde más a un conflicto de empresas dedicadas a la criogenización que pone en vela a las familias que pagaron por el tratamiento de los cuerpos de sus seres queridos.

La criogenización es la acción de congelar un cuerpo y mantenerlo inmerso en nitrógeno líquido durante años. En el proceso, el agua que compone el organismo humano se convierte en hielo. La primera criogenización tuvo lugar en 1967, se le practicó a un psicólogo de Estados Unidos quien murió a consecuencia de cáncer, James Bedford, sin embargo, expertos en la materia aseguran que los cristales que se generan en el cuerpo destruyen los tejidos, rompen las células y hace difícil la recomposición de los órganos.

Muchas personas aspiran volver a la vida, el término que pudiera hacerlo posible es la crioconservación. Por ello han surgido empresas que prometen el servicio a un costo muy alto, sin embargo, de acuerdo con la ciencia, no es algo que se pueda hacer realidad a corto plazo.

En su reporte del hecho, el diario Daily Mail cita que preservar y congelar un cuerpo humano tiene un costo de 30 mil euros, lo que representa alrededor de 704 mil pesos mexicanos; mientras que el de un cerebro ronda los 13 mil euros, es decir, 305 mil pesos mexicanos. El robo de cerebros criogenizados por parte de la exesposa del director se ha convertido en un hecho insólito por la extrañeza del caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *